Diario de un Estudiante: la emoción y el marketing


logodiarioestudianteErika Urbáez, la chica venezolana que estudia un Máster en Marketing en Madrid por la Escuela de Formación de Formaselect, nos cuenta sus experiencias en Madrid, a través del blog diariodeunestudiante.es

Luego de tres módulos de clases del master puedo decirles que se pone bueno. Ahora estamos viendo clases de marketing y me impresiona como la vida misma está relacionada con un tema que parecía ser tan técnico. Todo lo que aprendí en la universidad ya hace algunos años, queda prácticamente desterrado ante un nuevo marketing que nos lleva a amar y humanizar objetos, productos, electrodomésticos y demás cosas como si fuesen nuestros mejores amigos.

Ustedes dirán que estoy un poco loca, pero estando en esta clase y leyendo un poco, entiendo lo que me ocurría con mi pequeño Ford ka violeta al que le decía llama violeta y por qué casi lloro cuado decidí venderlo para tener dinero y poder venir a Madrid o con mi inseparable Macbook, a la que le digo hija.

En fin, mi profesor es un enamorado de su Blackberry y así nos lo hace saber cada vez que puede. Nos deja, además de su experiencia personal como mercadólogo, un poco del concepto de lo que es ese artículo sin el cual no podría vivir y se niega a cambiar, al menos que sea por una versión mejor de ese mismo. Nada de competencias. Tiene un poco de resistencia al cambio también.

Antonio (el profesor) nos pidió que hiciéramos un ensayo sobre un libro interesante que se llama Lovemarks y otro sobre El hombre y sus símbolos, la idea es relacionar cada libro con las relaciones humanas, con la cotidianidad.

Todavía no comienzo con el segundo, pero luego de leer Lovemarks pensaba en todas las veces en las que pronuncié la frase la suerte de las feas las bonitas la desean. Es decir, una chica poco agraciada se encuentra a un hombre groseramente guapo y las que nos creemos bonitas decimos: ¿qué hace este hombre con esa mujer tan normalita?

Allí es donde puedo explicar perfectamente el concepto de lovemark. El hombre, casi como el creador de Frankenstain hace su propio monstruo mental, perfecto para él. Una normalita, tal vez hasta caderona; linda, pero no la Shiffer. ¿Qué tiene ella?

Ella es una Lovemark, tiene misterio, sensualidad e intimidad, y aborda a su guapo chico con todos sus sentidos. Creo que empiezo a entender de que va el marketing y porqué me resultaba tan intangible. Ahora lo siento con cada uno de mis sentidos, ahora lo respiro, lo vivo. Empiezo a comprender mi master, empiezo a atajar las pistas de lo que vine a aprender y me agrada. Espero que ustedes también se atrevan y entiendan que pese a que buscamos cosas en grupo, el aprendizaje y la experiencia siempre ocurrirán de forma individual.

Pedir citaContactarLlamar