El (relevante) papel del emprendedor inmigrante en España

El (relevante) papel del emprendedor inmigrante en España. Por Jordi Sabat.

Son muchas las ocasiones en las que, reunidos con determinados clientes, surge el tema: ¿sigue siendo el residente extranjero importante como emprendedor en España? La respuesta, obviamente, es sí. Y es extraño, porque la percepción más generalizada es negativa, con una visión muy sesgada del verdadero aporte de la población extranjera al mercado empresarial y a la creación de empleo. Sin embargo sólo hay que echar un vistazo a los datos de afiliación al Régimen Especial Trabajadores Autónomos (RETA) para darse cuenta de la aportación real del colectivo. Mientras que los datos totales de afiliados bajan ostensiblemente entre los meses de Abril de 2010 y Abril de 2011, si nos centramos sólo en la evolución en el mismo periodo de los inmigrantes apreciamos una tendencia positiva. De hecho, en Junio de este año se contabilizaba un mayor número de extranjeros autónomos que en Junio del año 2009, tras dos años realmente duros en el mercado laboral español. De hecho, la reactivación se empieza a producir en Enero de este mismo año, tras 12 meses consecutivos de descensos.
Echando la vista atrás y remontándonos a periodos de mayor bonanza económica encontramos probablemente uno de los motivos de esta diferencia en las tendencias de afiliación al RETA entre españoles y extranjeros.  Entre los años 2005 y 2007 un 24% del total de población trabajadora inmigrante era emprendedora, frente a un exiguo 6,5% de españoles. Por sectores de actividad primaba el Comercio, seguido de la Hostelería y sólo el 16,2% de los extranjeros que se dieron de alta como autónomos en 2005 lo hicieron en sectores como la construcción, a posteriori gravemente perjudicados por la crisis. Esta elevada tasa de emprendedores foráneos, unida a una actitud ante la crisis económica mucho menos victimista y al hecho cierto de que al emigrar buscaban sin duda mejorar su estilo de vida, han permitido a los extranjeros residentes en España afrontar el paro redirigiendo sus esfuerzos al autoempleo y a la creación de pequeñas y medianas empresas, lo que a su vez ha generado un repunte significativo en la afiliación al RETA, que entre los ciudadanos extracomunitarios ha alcanzado un 9% y nos deja, además, otro dato especialmente significativo: entre Enero y Junio de este año los extranjeros han creado más empresas que los españoles en nuestro país. Y eso sin tener en cuenta (y es un dato especialmente relevante a la hora de analizar las cifras) que hay más de 1,2 millones de ciudadanos de origen extranjero que cuentan con nacionalidad española.
Y entre los diferentes colectivos de residentes extranjeros merece la pena hacer hincapié en el colectivo chino, que en un solo año ha incrementado el número de afiliados al régimen de autónomos en un 15% y que se consolida en este 2011 como la nacionalidad mayoritaria dentro del RETA seguida, aunque a cierta distancia, por Rumania. Va a resultar cierto aquello de que en chino crisis es igual a oportunidad.
Sea como fuere, la totalidad del colectivo extranjero en España sigue resultando de notable importancia para el tejido productivo del país y, como siempre intentamos concluir en esas reuniones a las que hacíamos referencia al comienzo de este artículo, mantienen su capacidad de consumo más allá de los estereotipos, a la par que sus peculiaridades en su relación con los medios de comunicación, lo que permite a los anunciantes segmentar de manera precisa y abrir un mercado que, lamentablemente, a día de hoy está muy poco explotado. Quizás por esa errónea percepción negativa tan extendida.
Informe_xpats_emprendedores_es_2011

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pedir citaContactarLlamar