Rumanos y búlgaros ya pueden trabajar por cuenta ajena


Los ciudadanos rumanos y búlgaros quedarán liberados a partir del próximo 1 de enero de la prohibición de trabajar por cuenta ajena en España, que pesaba sobre ellos desde que sus países se incorporaron a la Unión Europea (UE), hace casi dos años. La decisión de no prorrogar la moratoria laboral, adoptada en el Consejo de Ministros celebrado ayer, afecta a unas comunidades que han crecido exponencialmente en los últimos cinco años. El pasado agosto, fecha de la que datan los últimos datos oficiales, residían en el país 715.750 rumanos (eran la primera colonia extranjera) y 143.035 búlgaros.

El Gobierno ha tomado la medida un mes después de que la Comisión Europea hiciera público un informe en el que animaba a los Estados miembros a levantar la moratoria. El documento, de 30 folios, afirmaba: “La experiencia pone de manifiesto que la movilidad transfronteriza de la mano de obra tiende a autorregularse, disminuyendo en épocas de ralentización económica”.

Ése parece haber sido el argumento que más ha pesado en la decisión del Ejecutivo. El ministro de Trabajo e Inmigración manifestó: “El Gobierno entiende que, atendiendo a la situación en que se encuentran Rumania y Bulgaria, inmersas en un crecimiento económico importante, es probable que a medio plazo los flujos migratorios se den un poco al revés”. No obstante, anunció que su departamento hará un balance de la situación dentro de seis meses, por si la medida tuviera algún efecto negativo. “Esperemos que no”, añadió.

Pedir citaContactarLlamar