Nuevo servicio de asesoría jurídica a inmigrantes irregulares en Euskadi

Los inmigrantes que estén afincados en Euskadi en situación irregular y necesiten asesoramiento jurídico son atendidos desde el pasado lunes por un nuevo servicio creado en los colegios de abogados de Gipuzkoa, Álava y Vizcaya. Para recibir atención letrada, los extranjeros tendrán que ponerse en contacto en primer lugar con la Dirección de Inmigración, donde las Unidades de Coordinación y Atención a los Inmigrantes (UCAI), así como el órgano de integración Biltzen, examinarán las solicitudes. Cuando consideren que una de ellas no puede ser resuelta remitirán al demandante a un abogado para que se ocupe de la resolución administrativa. Y si hubiese que acudir a los tribunales, ese profesional tramitará también la Justicia gratuita.

El nuevo servicio jurídico reemplaza a Heldu, un órgano de asesoramiento legal para “sin papeles” que fue cerrado por el Departamento de Empleo y Asuntos Sociales en julio, en medio de una fuerte polémica y después de haber tramitado más de 30.000 expedientes entre 2003 y 2010. Según fuentes del colegio vizcaíno, el propósito de la consejería de Gemma Zabaleta es que los letrados vascos que actúen a partir de ahora en el área de inmigración -un colectivo que será elegido entre los profesionales de los turnos de oficio de Extranjería- reciban un número limitado de consultas. «Un centenar al mes para el conjunto de Euskadi», precisaron las mismas fuentes.

La intervención de los colegios de abogados del País Vasco -entre 2003 y 2007 ya se ocuparon de Heldu- se desarrollará en adelante a través de un convenio suscrito con el Departamento de Justicia, que financiará la iniciativa, y con el de Empleo, que se ocupará de dirigir a los inmigrantes hacia los letrados. Justicia todavía no ha determinado cuál será la partida presupuestaria del servicio, ya que dependerá de cómo evolucionen las solicitudes durante 2011.

En el colegio vizcaíno precisaron que, si bien el proyecto está concebido inicialmente para un grupo reducido de solicitantes, también se trata de una experiencia piloto, de modo que está sujeta a posibles modificaciones. Un cambio de la legislación de Extranjería, por ejemplo, podría incrementar y hacer más complejas las demandas futuras, y obligar a la Administración vasca a redimensionar la asistencia letrada a los trabajadores foráneos.

De momento, serán las UCAI y Biltzen los órganos que decidirán qué inmigrantes pueden recurrir a un abogado. Ambas entidades serán también las que se pondrán en contacto con los colegios profesionales. Una vez concertada la cita con el letrado, un trámite que los colegios han prometido realizar con agilidad, el inmigrante deberá acudir al despacho elegido con la documentación necesaria.

El Gobierno Vasco y los abogados han previsto cuatro tipos de asesoramiento: las consultas jurídicas que no pueda dilucidar el equipo de juristas de Biltzen; las tramitaciones de carácter administrativo, los recursos contra las denegaciones administrativas y, por último, una combinación de tramitación administrativa y recurso ante los tribunales.

En general, los inmigrantes suelen pedir ayuda para cumplimentar el papeleo del arraigo, de la autorización de residencia y trabajo, y del reagrupamiento familiar, procedimiento este último cuyos requisitos se han endurecido. Según indicaron en el Colegio de Abogados de Vizcaya, si bien en la mayoría de los casos la ley no exige la presencia de un letrado, y teóricamente bastaría con el apoyo de los servicios de base o con el acompañamiento de una ONG, puede ocurrir que algunos extranjeros precisen de asistencia especializada porque no dominan el idioma y mucho menos el lenguaje administrativo.

El Departamento de Justicia se ha preocupado de que los abogados que atiendan a los ‘sin papeles’ tengan formación suficiente en el área de Inmigración. Todos ellos deberán estar apuntados al turno de Extranjería, que atiende sobre todo las expulsiones y donde antes de entrar se exige un curso inicial de especialización y otro cada año para actualizar conocimientos.

La posibilidad de asistir a inmigrantes parece haber calado en un sector de los colegios profesionales. Sólo en Vizcaya ya se han apuntado al nuevo servicio 124 letrados de los cerca de 200 especializados en Extranjería.


Publicado por Diario Vasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pedir citaContactarLlamar