El documental “Ceuta dulce prisión” busca la participación ciudadana

“Ceuta dulce prisión” describe las desgracias y las esperanzas de migrantes presos en las redes de un sistema financiado por cada ciudadano europeo.

Canal Solidario.- “Ceuta, dulce prisión” retrata la condición de varios jóvenes en las grandes problemáticas actuales de la inmigración. Iqbal de India, Hakim de Nigeria, y Simon y Mario ambos de Chad, dejaron todo para probar fortuna en Europa. Después de un viaje de varios años, se encuentran atrapados a las puertas de Europa, en el enclave español de Ceuta, en el norte de Marruecos. Como ellos, numerosos exiliados aterrizan allí, entre tierra y mar, entre dos continentes, entre dos destinos. Se topan cada día con la pared inmensa de Ceuta de un lado, con el Mediterráneo del otro.

Desde el principio, nuestra idea era ir al encuentro de estos migrantes presos entre dos mundos. La cuestión del muro de Ceuta y del encierro inmediatamente nos pareció fundamental. El enclave de Ceuta era pues el punto de partida ideal para relatar el cierre progresivo de Europa y mostrar esta separación siempre compleja entre Norte y Sur. Ceuta muestra temáticas que a nuestro modo de ver son las más notables de nuestra época. Cuanto más tiempo pasa, más urgente nos parece describir esta situación de Europa y la cuestión de la inmigración y del encierro a partir de este punto geográfico, desde esta zona “ni dentro, ni fuera”, demasiado a menudo silenciada.

La historia de cada uno de ellos, la cara escondida de Ceuta, la condición humana fuera de nuestras fronteras… son temas que nos conciernen totalmente hoy día. Desde lo individual a lo universal, ¿Las historias entrecruzadas de estos hombres en busca de una vida mejor deben detenerse a las puertas de Europa? ¿Y si es así, en qué condiciones?

En el transcurso de los encuentros y las historias que oíamos, nos dábamos cuenta de la atrocidad causada por estos viajes y por esta subsiguiente realidad de encierro tan cruel, una vez alcanzada Ceuta. Así Simon y Marius nos hablaron de largos meses de clandestinidad en los bosques de Marruecos, viviendo con el temor a ser, como otros antes, molidos de golpes y luego abandonados en el desierto por la policía marroquí. O Iqbal, encerrado durante meses en un contenedor de barco, antes de llegar a países de lenguas desconocidas que hoy le cuesta recordar. Y por fin Hakim, describiéndonos marchas interminables en el desierto entre Níger y Argelia, evocando con pudor la memoria de varios de sus compañeros de fatigas que dejaron allí la vida.

Con este documental queremos mostrar y humanizar la vida cotidiana de varios jóvenes de nuestra edad con la pequeña esperanza y la modesta ambición de que esta película, todavía en proceso, pueda influir de manera positiva sobre la vida de millares de migrantes que caen física y moralmente en las entrañas de las políticas migratorias de la Unión Europea.

Este proyecto ha sido apoyado por la productora francesa Zaradoc, especializada en filmes de temáticas sociales y sobre países del sur, desde donde han apostado por fórmulas de financiación alternativas para este documental tras la continua negativa de las televisiones españolas y europeas, demasiado condescendientes con las políticas migratorias llevadas a cabo desde el seno de la Unión Europea. Con todo el material ya filmado, nos queda tan sólo conseguir financiación para editar y distribuir la película y gracias a plataformas de micro-financiación o crowdfunding lo estamos consiguiendo. Ya hemos recaudado 4.000 euros desde Kisskissbankbank y ahora lo hemos publicado en la plataforma española Verkami.

Además del apoyo de cientos de ciudadanos anónimos también contamos con la participación de colectivos, ONGDs y asociaciones de la red Migreurop como APDHA (Associación pro derechos humanos de Andalucía, CEAR (Comisión española de ayuda al refugiado, SOLIM (Solidariedade Imigrante) en Portugal, o Amnistía Internacional en Francia.

Los fondos recolectados esencialmente servirán para financiar la post-producción de la película: montaje, mezcla de sonidos y étalonage. Por otra parte, este dinero servirá para hacer vivir la película, una vez acabada: envío a los festivales, organización de proyecciones y debates y colaboraciones con organizaciones de ayuda a los migrantes con el fin de sensibilizar y hacer reaccionar al mayor público posible para sensibilizar sobre este gran problema de nuestra época.

Esperamos conseguir terminar el documental en la primavera de 2012 y divulgarlo a través de festivales, asociaciones y colectivos donde organizar debates y ayudar a la movilización para que la crisis no sirva de excusa para que en Europa no nos olvidemos de respetar los derechos humanos y la dignidad de las personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pedir citaContactarLlamar